March 4, 2019 Wilkinson presenta una alfombra de bienvenida para voluntarios de la comunidad

 

La directora de la escuela Primaria Wilkinson, Susan Nations, ha establecido asociaciones que atraen a cientos de voluntarios a la escuela cada semana.

Rick Nations solía menear su cabeza cuando su esposa, una maestra de kindergarten, contaba con entusiasmo sobre cuánto habían crecido sus estudiantes durante las vacaciones de invierno. Él pensaba: “¿Son dos semanas? ¿Cuánto podrían crecer estos niños?

Ahora, después de cientos de horas de trabajo voluntario en la Escuela Primaria Wilkinson, Nations lo entiende. El administrador jubilado del Distrito Escolar de Sarasota, que una vez se rió ante el asombro de su esposa por el crecimiento repentino, se sorprende de lo rápido que crecen los niños de 5 años.

“Es sorprendente lo que sucede durante las vacaciones de Navidad”, dijo. “Esa es una de las razones por las que amo tanto el kínder”.

Nations es uno de los más de 300 voluntarios que pasan tiempo en la escuela Wilkinson cada mes, leen cuentos para niños, ayudan a maestros ocupados laminando carteles, acompañan a los niños del aula escolar al baño y “a veces solo son abuelos”. Pero a diferencia de sus compañeros voluntarios, él no puede atribuir su servicio al puro altruismo. Cuando su nuera, Susan Nations, se convirtió en la directora de la escuela en el 2016, una de sus principales prioridades era conseguir más ayudantes en la puerta. Sus dos suegros son ex educadores de Sarasota, y viven en la misma calle de Wilkinson, por lo que Rick Nations no tenía excusa.

“Creo que esto fue planeado”, dijo con una carcajada, refiriéndose a que su nuera asumió el puesto más alto en la escuela de su vecindario. “Hemos estado viviendo en el mismo lugar desde 1972”.

Susan Nations no solo cuenta con miembros de la familia. Ella ha abierto las puertas de su escuela, trayendo a cientos de voluntarios cada semana para trabajar con los niños. Ella dijo que esos ayudantes cumplen un papel muy necesario en la vida de sus estudiantes.

“Muchos de nuestros estudiantes vienen sin una familia extensa o padres muy ocupados que no tienen tiempo para sentarse a leer con ellos”, dijo Nations. “Algo tan simple como leer un libro, jugar un juego, que realmente puede hacer una diferencia en la vida de un niño”.

La escuela tiene 331 voluntarios registrados dentro de su sistema, que la vocera del distrito Kelsey Whealy describió como “significativamente más que la mayoría de las escuelas”. Esos voluntarios registraron un total de 3,093 horas en la escuela este año, y ese número no incluye las horas adicionales. De 10 a 15 voluntarios contribuyen durante un programa los sábados una vez al mes, ni la cantidad de horas que los voluntarios pasan ejecutando programas fuera del horario escolar. Y a diferencia de la mayoría de las escuelas, muchos de los voluntarios no están relacionados con los niños que asisten a la escuela.

“La mayoría de sus voluntarios son miembros de la comunidad sin ninguna otra conexión con la escuela”, dijo Whealy.

Una escuela de Título I, Wilkinson tuvo el 78 por ciento de sus estudiantes que calificaban para recibir almuerzos gratuitos o a precio reducido el año pasado. La escuela ha obtenido una C en cada uno de los últimos cinco años, y el año pasado el 59 por ciento de los estudiantes de tercer grado de la escuela no estaban leyendo a nivel de grado. A medida que las escuelas se enfrentan a un número mayor de niños que no leen a nivel de grado, cada vez más niños necesitan tiempo trabajando en sus habilidades de lectura con un mentor. Las organizaciones como la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading  (“Campaña de Suncoast para la Lectura de Nivel de Grado”) se han movilizado para llevar ayudantes a las aulas.

Como ex mentora de alfabetización y coordinadora de exámenes, Susan Nations sabe lo importante que es que los adultos lean con niños para mejorar los resultados.

Establecer relaciones con diferentes organizaciones basadas en la fe ha sido clave para construir la base de voluntarios de la escuela. Temple Emanu El envía 83 voluntarios una vez a la semana para leerles a los estudiantes de kindergarten, y Church of the Palms tiene un programa similar para estudiantes de primer grado, enviando 45 “compañeros de libros” a la escuela por una hora cada semana. The Shore Church ejecuta un programa llamado All Pro Dads todos los lunes por la mañana y un programa de sábado una vez al mes.

Tanice Knopp, miembro de Temple Emanu El que ha ayudado a administrar la asociación con Wilkinson, dijo que la sinagoga originalmente quería obtener suficientes voluntarios para ayudar con una clase de kínder. Ahora, con 115 personas involucradas, los miembros de la sinagoga están en la escuela constantemente durante la semana, leyendo a los estudiantes, plantando un jardín, dirigiendo narraciones dramáticas, liderando grupos de teatro, dando clases de música y ayudando con varias necesidades escolares.

“Sabíamos que la literatura nos dice que los estudiantes que ingresan al kínder a menudo sufren una falta de vocabulario y no están demasiado expuestos a los libros y la lectura”, dijo Knopp. “Queríamos centrarnos en cerrar el vacío de vocabulario e inculcar el amor por la lectura”.

Sarah Soboleski, directora de participación comunitaria para la Iglesia Church of the Palms, dijo que la misión de la iglesia es “Amar a Dios y amar a los vecinos”, y las conversaciones con Nations los ayudaron a desarrollar un plan para poner en práctica su lema.

“Es tan simple y es tan mágico”, dijo. “Es el regalo de la presencia. Simplemente estar presentes para estos niños semana tras semana, simplemente los alienta “.

Soboleski pasa una hora en la escuela cada semana, leyendo con una niña llamada Sophia y un niño llamado Ishmael. Ella dijo que la mayoría de los voluntarios de la iglesia son jubilados, un grupo que Rick Nations dijo que es uno de los mayores recursos de Sarasota.

Nations, que pasó 27 años trabajando en las oficinas administrativas del Distrito Escolar, quiere que más de sus antiguos colegas se unan a él.

“Esto es más divertido”, dijo. “Esos niños aman a los (voluntarios). Ellos simplemente se animan cuando entran. He visto a algunas personas reales y sinceras simplemente derretirse con estos niños “.

¿Interesado en ser voluntario con el Distrito Escolar de Sarasota? Comuníquese con Lyndsey Cantees en la Oficina de Participación Estudiantil del Distrito Escolar de Sarasota 941-927-9000 x 31500 o envíe un correo electrónico a communityinvolvement@sarasotacountyschools.net

Si está interesado en ser voluntario en la escuela del Distrito Escolar del Condado de Manatee, comuníquese con la escuela en la que le gustaría ayudar y pida hablar con el coordinador de voluntarios.

Esta historia proviene de una asociación entre el Sarasota Herald-Tribune y la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (“Campaña de Suncoast para la Lectura a Nivel de Grado”), financiada por The Patterson Foundation, para cubrir los gastos de la preparación escolar, la asistencia, el aprendizaje de verano, los lectores saludables y la participación de los padres. Lea más en heraldtribune.com/gradelevelreading.