May 28, 2019 Un Regalo de Puro Amor

 

He Estado reflexionando en mis experiencias cuando tenia que lavar la ropa en una lavandería. Encontré el proceso un poco tedioso. Tenias que llegar al lugar a una buena hora para encontrar las lavadoras disponibles. En ese tiempo, no sabia que en la lavandería podías cambiar tus billetes por monedas, así que me iba preguntando por todas las tiendas para conseguir cambio y poder lavar mi ropa. Hay veces se me olvidaba el jabón. Y no me gustaba esperar en la lavandería por horas para que mi ropa se lavara, y me molestaba lo caro que salía lavar la ropa.

Las familias que asistieron al Pop-Up Neighbor Through Laundry Day, proporcionado por La Campaña de Suncoast de Leer para 3ro, tuvieron una experiencia muy diferente. La lavandería estuvo llena de sonrisas, libros, cariño, actividades, energía, y amor. En el transcurso que llegaba la gente, sin saber qué les iban a pagar la lavada de su ropa ese día, gracias a generosidad de La Fundacion Patterson, estaban encantados cuando les decían lo que estaba pasando. Era como si una actividad rutinaria y monótona se volviera el mejor momento de su día. Sus sonrisas no tenían precio.

Había una combinación de sorpresa, felicidad, y descanso para los padres cuando descubrieron las actividades de alfabetización para los niños que estaban proporcionados alrededor de la lavandería. Organizaciones de la comunidad como UnidosNOW, All Faiths Food Bank, La Librería Publica de Sarasota, La Coalición de Alfabetización de el Condado de Sarasota, y la Fundacion de la Comunidad del Condado de Sarasota estuvieron ahi para proveer información y recursos para las familias, hasta el pájaro mascota de los Baltimore Orioles hizo una llegada. ¿Puedes imaginarte siendo un fan de beisbol y mientras lavas tu ropa en la lavandería, la mascota de tu equipo preferido llega y te ayuda a doblar tu ropa? Ese fue el caso de muchos miembros de la comunidad. Los niños especialmente estaban muy felices, por la atmósfera de festejo. Parecía que todos en la lavandería estaban contentos, agradecidos, y unidos. Realmente se sentía como un vecindario en comunidad.

Un momento que me causo un impacto fue la forma en que los niños estaban tan entretenidos con los lectores invitados. A los niños se les dio atención mientras sus padres estaban ocupados preparando las maquinas para lavar la ropa, y los niños respondieron muy bien a la oportunidad. No cabe duda de que leer los libros fue muy divertido para ellos, lo podías ver claro en sus caras cuándo sonreían de oreja a oreja. Gracias a la Coalición de Aprendizaje  a Temprana Edad de él Condado de Manatee, los niños tuvieron una gran variedad de libros para leer, y cada uno pudo escoger un libro para llevarse a casa. Había una energía hermosa llena de bondad y generosidad que era contagiosa al punto que los niños también querían ser parte de la experiencia, y empezaron a leerle a los más pequeños. Una de las niñas hasta se intereso en ver el video estaba siendo grabado del evento. Ella aprendió sobre camaras, rodaje, y luego tuvo la oportunidad de grabar unas entrevistas!

Al mirar las fotos que tome ese día, hubo un instante que no olvidare nunca. Mientras observaba buenos momentos para tomar fotos, vi cómo una madres le daba parte de su emparedado a su hijo menor. La Fundacion Patterson proporciono un almuerzo buffet para todos, y había mucho entusiasmo por eso. Mientras les tomaba la foto, la madre le sonreía a su hijo con mucha gracia. Pude ver su gratitud por la oportunidad de proveerle esa comida a él. Pude ver su amor por su familia, su lucha, y su resiliencia. Definitivamente ella estaba llena de gozo mientras esperaba que su ropa se terminara de lavar.

Antes de este día, yo había escuchado sobre el Pop-Up Neighbor Through Laundry Day. Los miembros de la comunidad decían grandes cosas sobre este evento, especialmente que tan gratificante era para todos que lo vivían. Yo lo sentí más gratificante todavía, fue un regalo que parecía ser puro amor. Define la razón por la que a muchos les gusta ayudar. Estar en el Pop-Up Neighbor through Laundry Day me permitió ser testigo del impacto que un simple acto de bondad puede tener en aquellos que lo necesitan más. No tiene precio.