December 11, 2017 Team Neon y Team Opal Una Mente en formación adolescente

 

Nota del editor: Faith Lipton es Coordinadora de divulgación del programa de alfabetización temprana Born to Read (“Nacido para leer”) de las Bibliotecas del condado de Sarasota.

Mientras hacía el entrenamiento para convertirme en facilitadora de La mente en formación, continuaba pensando en las formas en que los maestros de cuidados infantiles podrían beneficiarse de estos talleres, y quería compartir muchas de las ideas con mis hijas adolescentes para ayudarlas a navegar los desafíos de la vida. Cuando llegó mi momento para facilitar un grupo, parecía que adolescentes trabajando en centros de cuidados infantiles podrían ser los perfectos participantes para crecer de la experiencia de La mente en formación. Resulta que hay un programa increíble en Lakewood Ranch High School donde los estudiantes están en una clase conducida por la maravillosa Elaine Bowling, y pueden aprender Desarrollo infantil y salir a la comunidad a trabajar en centros de cuidados infantiles.

He enseñado durante muchos años en todos los niveles, desde el nacimiento hasta la primaria superior, no tenía experiencia enseñando a estudiantes de la escuela secundaria. Así que cuando me enfrenté a dos clases con 26 adolescentes, mi travesía de aprendizaje comenzó junto a estos jóvenes adultos. Al comenzar La mente en formación, me di cuenta de que iba a ser una experiencia muy diferente a la que había tenido con mi grupo de entrenamiento de facilitadores: todos estaban muy abiertos y listos para compartir. En una clase de gente joven, tenían miedo de compartir y abrirse porque no querían ser juzgados por sus amigos. Esto fue algo con lo que tuvimos que trabajar y fue un desafío difícil que resolver.

A medida que pasaban las semanas, estaban mis estudiantes “listos” que estaban dispuestos a compartir sus experiencias sobre las clases donde se ofrecían como voluntarios, pero también había todavía muchos estudiantes mirando sus celulares e intentando acabar sus tareas de química mientras hablaba. Perseveré y no me di por vencida. Vimos todos los módulos y tan solo esperaba que hubiese conectado con unos pocos de los estudiantes. Era el momento de hacer nuestro último ejercicio, donde las chicas (no había chicos en la clase) escribieron un párrafo sobre su experiencia y sus lecciones aprendidas del curso.

Mientras escribo esto, aún me emociono al pensar en lo que se compartió en estos párrafos. Mientras las adolescentes leían en voz alta, me sorprendió y conmovió porque cada chica fue capaz de referirse específicamente a alguna parte de La mente en formación de manera elocuente. Cómo les influyeron los talleres y las inspiraron para o bien trabajar más duro con sus estudiantes o en sus vidas personales para alcanzar el éxito.

Resulta que incluso a través de algunos comentarios impertinentes, algunas distracciones con los celulares y el rodar de los ojos adolescente, aún escucharon lo que estaba intentando compartir y marcó la diferencia. Estoy agradecida a La mente en formación y a ese grupo de chicas: fue una experiencia maravillosa y no tengo ninguna duda de que seguirán adelante en la vida y compartirán su conocimiento.