August 31, 2017 Nuestra comunidad ayuda tanto a los jóvenes como a las personas mayores

 

Nota del editor: este artículo se publicó originalmente en el Herald-Tribune por Kathy Silverberg, ex-editora de las ediciones del Sur del Herald-Tribune.

Es maravilloso ver a nuestra comunidad ser reconocida como líder en dos importantes áreas: las iniciativas que ayudarán a niños pequeños con vitales habilidades de lectura y los esfuerzos para hacer de este un lugar donde personas de todas las edades puedan prosperar.

Gracias a la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading, un esfuerzo emprendido por una coalición de organizaciones en los condados de Sarasota y Manatee, esta área ha recibido el All-America City Award de la National Civic League, una de tan solo 15 áreas en la nación en ser tan reconocidas.

El premio condecora el progreso en dar a nuestros niños pequeños las herramientas que necesitarán para tener éxito en la escuela y, después, en el mundo laboral. Además, dirige la atención a esfuerzos que harán que estos objetivos sean sostenibles con el tiempo.

Igual de importante es el progreso que se está haciendo para atender las necesidades y preocupaciones de personas mayores, así como apreciar las contribuciones que esta parte de la población está haciendo para la habitabilidad de esta área.

Como primera ciudad en Florida en ser designada por la Organización Mundial de la Salud como una Comunidad amigable para las personas mayores (“Age-Friendly Community”), Sarasota ha pasado los últimos años formulando un camino a seguir. Un equipo de personas del mundo académico, de negocios y de organizaciones sin fines de lucro ha encuestado a personas locales, reunió recursos y comenzó colaboraciones para aprender y compartir ideas que funcionan. Es un momento emocionante.

El esfuerzo está siendo coordinado por The Patterson Foundation y, a nivel estatal, por AARP Florida.

Este otoño, el esfuerzo de la Comunidad amigable para las personas mayores mostrará los logros que ha conseguido hasta el momento en el Age-Friendly Festival (“Festival para todas las edades”) el sábado, 28 de octubre, en el recinto ferial de Sarasota. Se está planificando un día lleno de actividades, exhibiciones, entretenimiento y experiencias educativas para impulsar los objetivos de conectar a personas con ideas e innovaciones diseñadas para inspirar a gente de todas las edades. Se han buscado expositores del sector empresarial, gubernamental y sin fines de lucro, así como personas interesadas en ofrecerse como voluntarios para ayudar con el evento.

Así de atractivo como suena este evento, la planificación en sí misma ya ha cosechado beneficios reales al unir a personas a través del espectro de edad, profesional, de vivienda y cultural para encontrar formas para capitalizar la genuina demografía de esta región. Algunas de estas personas y grupos fueron representados recientemente en un evento en el campus de la University of South Florida’s Sarasota-Manatee donde los planes para el Age-Friendly Festival fueron anunciados. Hay más información disponible sobre el festival en agefriendlysarasota.org.

Esta iniciativa, junto con una amplia gama de organizaciones e intereses filantrópicos que están trabajando para dar a los niños de nuestra área una mejor oportunidad para una vida razonable, habla bien de una comunidad que tiene sus vistas fijas en el futuro. Además, estos esfuerzos ilustran la noción de que el progreso en los desafíos sociales puede dar grandes pasos cuando vienen de esfuerzos comunitarios, de personas locales uniéndose y centrándose en el bien común.

También es importante señalar que ambos esfuerzos están basados en datos. Es alentador escuchar las historias de familias e individuos cuyas vidas están siendo enriquecidas por iniciativas comunitarias que tienen como objetivo el bien común. Pero, cuando estas historias están fortalecidas por datos indicando que el cambio real está teniendo lugar, ese logro puede ser cuantificado. El trabajo se convierte en sostenible con el paso del tiempo y puede ser utilizado por otras comunidades buscando el mismo tipo de cambio.

La gran área de Sarasota, de hecho, la mayor parte del Suroeste de la Florida, está a la vanguardia de un cambio demográfico nacional hacia poblaciones de personas mayores que han llegado a este estado atraídas por mejores resultados de salud que conducen hacía una vida más larga, así como la generación Boomer alcanzando el estatus de personas mayores a un ritmo rápido. A nivel mundial también la gente está viviendo más tiempo y con ello la necesidad de hacer la vida más rica y más gratificante para los adultos a medida que envejecen.

El National Institute on Aging (“Instituto nacional sobre el envejecimiento”) ha proyectado que la esperanza de vida global al nacer será de 76.2 años para 2050, momento en el que la población de 65 y más años constituirá el 17 por ciento de la población, comparado con las cifras de 2015 del 8.5 por ciento. En este país, se espera que la población de 65 y más años se duplique de 48 millones a 88 millones en ese periodo de tiempo.

Ya en el condado de Sarasota el segmento de 65 y más años de edad representa un tercio de la población. En el condado de Manatee la cifra es 25.4 por ciento y en Charlotte es casi el 40 por ciento.

Está claro que asegurar que este segmento de la población esté viviendo un estilo de vida activo, productivo y saludable es clave para el progreso de esta área. Pero, de igual manera, es vital que los niños y adultos jóvenes, familias de todas las edades y descripciones, encuentren en este lugar uno donde puedan prosperar también. Estamos todos juntos en esto.

A medida que esta comunidad para todas las edades desarrolla su futuro colectivo, Age-Friendly Sarasota (AFS, “Sarasota para todas las edades”) aspira a comprometerse con múltiples sectores comunitarios: personas, negocios, organizaciones sin fines de lucro, gobierno y medios de comunicación. Como dice el dicho: ¡hace falta una aldea! AFS estaría honrado de compartir más información sobre el movimiento Age-Friendly Sarasota y el Age-Friendly Festival con su organización, grupo o club sin costo alguno.