November 16, 2017 Reescribir el libro de reglas sobre la alfabetización infantil

 

Nota del editor: Este artículo fue escrito por Betsy Russell, escritora freelance independiente y consultora de márketing en Last Word, LLC, y fue publicado originalmente en la revista Inspiration de Southeastern Council of Foundations.

Es un hecho que nadie podría discutir: todo niño/-a debería ser capaz de leer a nivel de grado cuando él o ella comienza el tercer grado. Eso es cuando “aprender a leer” cambia a “leer para aprender”.

Aun así, el 67 por ciento de los niños en todo el país no logran este punto de referencia. Para las familias de bajos recursos, ese número se eleva al 80 por ciento. Los niños que no dominan niveles de lectura de tercer grado a tiempo tienen menos probabilidades de obtener un diploma de la escuela secundaria y más probabilidades de entrar en el sistema de justicia penal.

Las circunstancias que contribuyen a esta falta de logros son muchas y a menudo tienen poco que ver con los maestros de la escuela primaria de un niño. En cambio, factores tales como la falta de educación temprana, la falta de asistencia escolar debido a la falta de hogar o la transitoriedad familiar, y la pérdida de habilidades de lectoescritura durante largos y vacíos veranos, tienen efectos profundos en la capacidad de un niño de aprender a leer y continuar perfeccionando sus habilidades.

Afortunadamente, la Campaign for Grade-Level Reading nacional (CGLR) da a los contribuyentes una manera de afrontar el desafío de la lectura a nivel de grado en formas que están diseñadas por y adaptadas a las necesidades de sus comunidades.

Creada en 2011, la CGLR proporciona un marco sistemático de contribuyentes, negocios, agencias gubernamentales, escuelas, organizaciones sin fines de lucro, familias locales y otros para trabajar juntos para asegurar que todos los niños puedan leer a nivel de grado para el final del tercer grado. CGLR no es un modelo o programa único para todos, sino una herramienta de organización que ayuda a las comunidades a identificar sus propias necesidades y posibles soluciones para alinear sus recursos en consecuencia.

Casi 350 comunidades a lo largo del país se han convertido en parte de CGLR, incluyendo más de 100 en el Sureste, y los números continúan creciendo.

Traer un movimiento nacional a tierra en casa

The Patterson Foundation (TPF), ubicada en Sarasota, Florida, reconoció la promesa de CGLR en 2011 y se convirtió en un partidario temprano.

“Como el economista James Heckman demostró, cada $1 invertido en el desarrollo de la primera infancia devuelve más de $7 en beneficios sociales y económicos. Sabemos que invertir en la lectura temprana ayuda a nuestra comunidad a prosperar”, dijo Debra Jacobs, presidenta y directora ejecutiva de The Patterson Foundation. “Siempre buscamos la alineación de liderazgo, disposición, preparación, capacidad y cultura, y lo encontramos con la campaña nacional”.

TPF proporcionó fondos para CGLR a nivel nacional, incluyendo la creación de un “Huddle” en línea, donde las comunidades pueden compartir y descargar información, y una reunión “Funder Huddle” anual donde las fundaciones y otros partidarios pueden intercambiar éxitos e ideas de aprendizaje cara a cara.

Poco después, TPF introdujo CGLR a otra filantropía local, la Community Foundation of Sarasota County.

“Habíamos estado haciendo inversiones en varias iniciativas de alfabetización para los grados K-8, pero nos dimos cuenta de que necesitábamos perfeccionar nuestro enfoque para medir los resultados mejor”, dijo John Annis, vicepresidente senior de la inversión comunitaria en la Community Foundation of Sarasota County. “TPF me llevó como su invitado a la primera reunión nacional de CGLR, y me entusiasmó”.

Annis trajo información sobre CGLR a la presidenta y directora ejecutiva de la Community Foundation of Sarasota County, Roxie Jerde, quién después se lo presentó a la junta directiva. Poco después, la junta convocó a un grupo de trabajo durante 18 meses para investigar el problema y reunirse con miembros de la comunidad, incluyendo a profesores, trabajadores sociales, padres y niños. En última instancia, la junta decidió convertir CGLR en un foco de sus fondos para educación hasta 2020.

CGLR pide a las comunidades considerar varios componentes que contribuyen a la lectura a nivel de grado, incluyendo la preparación escolar, la ausencia crónica, el aprendizaje en verano, la participación de los padres y la salud. Las comunidades pueden abordar una o todas esas áreas y deben crear un Plan de acción de soluciones comunitarias para ser considerados parte de la campaña. Los planes deben involucrar a múltiples socios para crear un movimiento comunitario. Con la Community Foundation of Sarasota County como socio líder, la campaña del condado de Sarasota comenzó en 2012 con un enfoque inicial en la preparación escolar y el aprendizaje en verano en las cuatro escuelas del área con mayores necesidades. Cuando un nuevo superintendente llegó, el trabajo se extendió para enfocarse en todos los componentes de CGLR en esas cuatro escuelas.

En 2013, el vecino condado de Manatee también decidió unirse a la CGLR, pero específicamente enfocado en reducir la ausencia. United Way Suncoast y el Distrito escolar del condado de Manatee se convirtieron en socios líder, dedicando una porción de los fondos del Título 1 del distrito para colocar “Técnicos de la mejora de graduación” en todas las escuelas.

Las dos campañas vecinas crearon un desafío único, y una oportunidad para que TPF incrementara su inversión.

“Ya que los condados de Manatee y Sarasota comparten mercados de medios, los medios de comunicación locales estaban informando sobre dos iniciativas separadas. Eso se volvió confuso”, dijo Beth Duda, directora de la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading en TPF.

TPF dirigió un esfuerzo comunitario para crear la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (SCGLR) en 2015 para ayudar a clarificar, fortalecer y expandir el trabajo de la CGLR nacional más allá de las cuatro escuelas iniciales en el condado de Sarasota y más allá de la única área de enfoque en el condado de Manatee. Ambos condados todavía se centran en el trabajo que es más relevante para ellos, pero la inversión de TPF ayuda a expandir el trabajo que se aplica a ambos condados.

Por ejemplo, TPF respaldó un Concurso de pósters sobre Concientización de la Asistencia a nivel regional en el que 44,000 niños participaron. Cada escuela eligió su ganador, y TPF proporcionó copias enmarcadas de los pósters ganadores para las escuelas y las familias ganadoras, y organizó eventos de celebración en cada condado parar honrar a los ganadores.

“Una colaboración de esta escala no es siempre fácil, pero vale mucho la pena el esfuerzo extra”, dijo Annis. “Como nuestra presidente y directora ejecutiva, Roxie Jerde, dice a menudo: ‘Todos nosotros somos más inteligentes que uno de nosotros’. Aprendemos unos de los otros y tenemos la oportunidad de compartir ideas, cuestionar, criticar y repetir si es apropiado. Siendo que TPF está trabajando ‘a lo ancho’ con el despliegue regional, la administración y los informes en los esfuerzos de los dos condados, podemos seguir trabajando ‘en profundidad’ en esas cuatro escuelas de alta necesidad (Alta Vista, Gocio, Tuttle y Emma E. Booker) en el condado de Sarasota”.

La inversión de la Community Foundation ha incluido la creación de una academia de aprendizaje de verano en una escuela primara que, en última instancia, incrementó el dominio de la lectura a nivel de grado en el tercer grado de un 50 a un 70 por ciento en tres años. Ese programa ha sido adoptado desde entonces y replicado por el distrito escolar. Regionalmente, desde que SCGLR comenzó, ambos distritos escolares han visto incrementos en el número de estudiantes que leen de manera competente para el final del tercer grado. También han visto disminuciones en la ausencia crónica.

Creando una campaña a nivel estatal

Tanto Arkansas como Georgia han sido reconocidas por la CGLR nacional por sus campañas a nivel nacional. La Arkansas Campaign for Grade-Level Readin, apoyada por la Winthrop Rockefeller Foundation y la Arkansas Community Foundation, incluyen cientos de socios y aborda los cuatro pilares de la campaña nacional: la preparación escolar, la participación de los padres, la asistencia y el aprendizaje en verano. En Georgia, el gobernador Nathan Deal y su esposa, Sandra, encabezan la campaña Get Georgia Reading (“Hagamos que Georgia lea”), una coalición de cientos de líderes públicos y privados que alinearon su trabajo y apoyo para que todos los niños de Georgia estén encaminados a dominar la lectura.

En Mississippi, el diseño e implementación de los esfuerzos a nivel estatal es liderado por la Mississippi Association of Grantmakers (MAG), y apoyada por colaboradores públicos y privados que incluyen el Departamento estatal de educación, el Center for Excellence in Literacy Instruction en la Universidad de Mississippi, The Phil Hardin Foundation, la Community Foundation of Northwest Mississippi, la Community Foundation of Greater Jackson y otras.

“Teníamos una legislación estatal que ordenaba el dominio de la lectura para el tercer grado y un nuevo superintendente de educación estatal que estaba muy interesado en el asunto”, dijo Sammy Moon, el director de MAG. “Queríamos ver el papel que la filantropía podría jugar al abordar problemas a nivel estatal”.

Como respuesta, MAG conectó con una variedad de funcionarios públicos, incluyendo a Ralph Smith, el director ejecutivo de CGLR, y la Dra. Sherece West-Scantlebury, presidenta y directora ejecutiva de la Winthrop Rockefeller Foundation en la vecina Arkansas, quien ha sido una líder en la implementación de CGLR en ese estado.

“Nos dimos cuenta que Mississippi tenía la legislación y nosotros teníamos el sistema K-12 para implementarlo. Lo que faltaba era la pieza local”, dijo Moon.

Después de varios meses de exploración y planificación entre los miembros, MAG, junto con el Departamento de educación estatal y el Center for Excellence in Literacy Instruction, crearon en 2016 la Mississippi Campaign for Grade-Level Reading, una iniciativa público-privada que reunió todos los fragmentos. El departamento de educación del estado proporciona el personal para el esfuerzo. La Universidad de Mississippi ofrece supervisión, espacio de oficina y apoyo operativo. Los miembros de MAG ofrecen fondos para la implementación de la comunidad a través de un fondo común administrado por MAG.

“Nuestro fondo común es el primero en que tantos contribuyentes en el estado han agrupado fondos no restringidos de esta manera”, dijo Moon. “Establece un precedente para el tipo de cosas que podemos hacer juntos como contribuyentes y socios con el sector público”.

The Phil Hardin Foundation en Meridian, Mississippi, sirvió como donante líder para el fondo, prometiendo $50,000 por año durante tres años a cambio de una suma igualada de $25,000 de otros financiadores.

“Nos gustó la idea de ayudar a comunidades a desarrollar sus propios planes y esfuerzos de colaboración”, dijo Lloyd Gray, el director ejecutivo de la fundación. “También nos gustó la idea de colaboración entre la comunidad contribuyente en nuestro estado, y ser capaces de aportar algo de dinero como un estímulo para que otros establezcan su propia inversión en esto fue particularmente atractivo”.

Otros estados, incluyendo Carolina del Norte, Virginia, Alabama y Florida también están aumentando las comunidades CGLR con campañas a nivel estatal. Carolina del Norte tiene actualmente nueve sitios CGLR reconocidos, Virginia ocho, Alabama tres y Florida dieciséis.

Los condados de Sarasota y Manatee, junto con Delray Beach, Florida, y Springdale, Arkansas, fueron reconocidos por CGLR como “All American Cities” en 2017 por sus niveles de compromiso cívico. Doce comunidades del Sureste fueron reconocidas como “Pacesetters” por ser ejemplo sobre cómo abordar uno o más de los pilares de CGLR.

“Si observas el problema, donde el 80 por ciento de los niños de familias de bajos recursos no están leyendo a nivel de tercer grado, te das cuenta de que ninguna agencia o entidad puede abordarlo por sí misma”, dijo Duda de TPF. “CGLR proporciona una estructura que evita culpar y crea concientización sobre el dominio de la lectura como un problema de la comunidad. Además, proporciona formas para que una comunidad identifique sus propias aspiraciones y encuentre partes para que todos puedan jugar. Al final, obtienes una cultura de mayor apoyo para niños y familias, lo cual es en última instancia lo que hace que la comunidad sea más fuerte y más sostenible”.