September 13, 2016 Problemas de visión contribuyen a mala asistencia de los estudiantes

 

Todos estamos de acuerdo con que la asistencia escolar diaria de un niño es una de las claves del éxito en la escuela. Pero, ¿qué ocurre al 25 por ciento de los niños que experimentan problemas de visión?

Una mala visión puede tener un impacto significativo en la salud, los logros escolares y el desarrollo emocional y social, afectando la capacidad de los niños para aprender. Estudios muestran que los niños con problemas de visión tienen casi tres veces más riesgos de abandonar la escuela.

En la Florida, los exámenes de vista son requeridos para niños en el jardín de infancia y en primer, tercer y sexto grado. También se requiere que los estudiantes que entran en las escuelas de la Florida por primera vez durante el jardín de infancia hasta el quinto grado reciban exámenes de la vista.

Estos exámenes son diseñados para advertir a los padres de que sus hijos puede que tengan problemas de visión. Los exámenes son un buen comienzo, pero tan solo son eso, un comienzo. Lamentablemente, a pesar de las mejores intenciones, los niños que fallan los exámenes de la vista en la escuela a menudo no reciben el cuidado de la visión que necesitan. Dos estudios publicados por la American Academy of Ophthalmology revelaron que más del 50 por ciento de los niños que fallan un examen de la vista no reciben la atención médica de seguimiento recomendada por parte de un oculista.

Una de las razones para esta falta de atención médica de seguimiento es la inadecuada comunicación con las familias. Un estudio halló que dos meses después, el 50 por ciento de los padres ignoraban que sus hijos habían fallado el examen de la vista.

Esto es un enorme desafío para los especialistas de la salud y los enfermeros de las escuelas en nuestra región, como Sue Troxler RN, una especialista de la salud para las escuelas del condado de Manatee; Linda Glover, la supervisora de salud para el Departamento de Salud de las escuelas de Sarasota; y sus enfermeros. Ellos trabajan con las escuelas, los enfermeros de las escuelas y el personal de apoyo de las escuelas para asegurarse de que los padres están recibiendo la información sobre las necesidades de visión de sus hijos.

Cuando un examen descubre un problema de visión, una carta es mandada a los padres remitiendo al niño a uno de los optometristas locales para que reciban un diagnóstico y tratamiento. A veces, a pesar de que la comunicación ha sido un éxito, el costo del tratamiento necesitado hace que los padres se abstengan de obtener el cuidado de la visión recomendado.

Como parte de la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (“Leer para 3ro. Suncoast”), se están llevando a cabo esfuerzos en los condados de Manatee y Sarasota para asegurar que todos los estudiantes que necesitan cuidados de la vista serán atendidos. En el condado de Manatee, los enfermeros de las escuelas tienen acceso a cupones que cubrirán el costo de los exámenes de vista y los anteojos. En el condado de Sarasota, The Patterson Foundation contribuye a un fondo gestionado por la Community Foundation of Sarasota County para asegurar que todas las escuelas del condado de Sarasota puedan comprar artículos como anteojos, zapatos, ayudas de audición y prendas de vestir para estudiantes en base a una emergencia específica.

Los exámenes de la vista combinados con la atención médica de seguimiento harán que sea fácil para los niños recibir el cuidado de la vista que necesitan.

photo credit: visit with the optometrist via photopin (license)