March 4, 2019 Pasar Demasiado Tiempo Frente a una Pantalla Retrasa el Aprendizaje

 

La ciencia dice que pasar demasiado tiempo frente a una pantalla no es bueno para bebés ni para niños pequeños, pero se trata más de lo que no están haciendo mientras están en una televisión o tableta.

“No puedes correr hasta que puedas caminar y no puedas decir dos palabras antes de que puedas decir ‘mami’ e ‘ir’ independientemente. El desarrollo debe ser practicado para obtener un dominio de las habilidades, y el tiempo frente a una pantalla es un comportamiento sedentario “, dijo Sheri Madigan, profesora asistente y presidenta de investigación en determinantes del desarrollo infantil en la Universidad de Calgary, y primera autora de Association Between Screen Time and Children’s Performance on a Developmental Screening Test (“Asociación entre el tiempo frente a una pantalla y el rendimiento de los niños en una prueba de detección del desarrollo”), recientemente publicada en el diario JAMA Pediatrics.

El estudio es uno de los primeros en asociar el aumento del tiempo frente a una pantalla, en este caso, de dos a tres horas por día, con los retrasos en el desarrollo en una variedad de etapas.

El mayor tiempo frente a una pantalla a los 2 años de edad se asoció con un bajo desempeño en las pruebas de detección del desarrollo una vez que el niño alcanza los 3 años, y lo mismo aplicó en los niños de 3 años evaluados cuando tenían 5 años.

Más de 2,000 madres y niños participaron en el estudio.

Las etapas de los niños pequeños pueden parecer triviales, pero son la raíz del aprendizaje de la comunicación, las habilidades motoras y la solución de problemas.

Ejemplos incluyen saber cómo obtener un banquillo para alcanzar las galletas en el estante superior, buscar un osito de peluche debajo de una cobija, alimentarse con un tenedor o reconocerse en el espejo: conceptos clave que ayudan a los niños a prepararse para el kindergarten.

Pero, ¿tales comportamientos no se aprenderían eventualmente, independientemente del tiempo que pasan frente a una pantalla?

“Es posible. Pero lo que estamos viendo son discrepancias debido a ello “, dijo Madigan.

Aunque el estudio no profundizó en el gran alcance que podrían tener, “otras investigaciones muestran que las discrepancias tienden a aumentar en vez de disminuir, especialmente sin intervención”, dijo ella.

Es posible que los retrasos puedan sentar los cimientos de algunos de los vacíos que enfrentan los niños en la escuela, por lo que se convierte en un desafío ponerse al día con sus compañeros.

Los niños con niveles más altos de preparación escolar a los 5 años de edad suelen ser más exitosos en la escuela primaria, tienen más probabilidades de terminar la escuela secundaria y ganar más como adultos, según la Institución Brookings.

La investigación de Madigan también reveló lo común que es el estar frente a una pantalla y la llevó a sospechar que los padres pueden no estar conscientes de sus efectos en el aprendizaje temprano.

Aproximadamente el 98 por ciento de los niños estadounidenses de hasta 8 años de edad viven en un hogar con un dispositivo conectado a Internet y, en promedio, pasan más de dos horas al día frente a las pantallas, reduciendo el tiempo que se puede pasar al aire libre, leyendo libros o jugando con otros.

Madigan, quién también es mamá, agregó que el tiempo frente a una pantalla no

“Si los niños están mirando con sus padres, los padres pueden ser ese enlace para conectar lo que está sucediendo en la pantalla. “Es correcto, ese es Elmo, él es rojo, tú lo reconoces”.

“Es más problemático cuando no hay reciprocidad y se usa como niñera cuando están solos”, dijo ella.

Madigan recomienda a los padres a que apliquen el límite de tiempo recomendado de la Academia Estadounidense de Pediatría de una hora al día para los niños pequeños y sigan planes para reducirlo, como establecer zonas libres de los medios de comunicación y las horas del día.

Como los primeros maestros de sus hijos, también invita a los padres a limitar su propio tiempo frente a una pantalla.

Esta historia proviene de una asociación entre el Sarasota Herald-Tribune y la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (“Campaña de Suncoast para la Lectura a Nivel de Grado”), financiada por The Patterson Foundation, para cubrir los gastos de la preparación escolar, la asistencia, el aprendizaje de verano, los lectores saludables y la participación de los padres. Lea más en heraldtribune.com/gradelevelreading.