November 15, 2016 Padres de Manatee County cambiando el futuro de sus hijos

 

Nota del editor: En esta serie, los facilitadores de La Mente en formación comparten sus experiencias dirigiendo talleres para padres, educadores, cuidadores y profesionales de la salud a través de la región de Suncoast. En mayo, The Patterson Foundation financió entrenamiento para 31 personas a través del Mind in the Making Facilitator Institute, el cual analiza funciones ejecutivas en siete habilidades esenciales de vida que ayudan a los niños a conseguir sus objetivos.

¡Qué travesía tan increíble han sido los últimos dos meses para el Equipo Fuego! Fue precisamente eso, FUEGO, lo que se encendió en las mentes y en los corazones de nuestros padres locales que formaron parte del taller de La Mente en formación en el condado de Manatee. Compartir información con educadores y otros profesionales involucrados en la educación y el desarrollo infantil es bastante diferente a compartir desarrollo infantil y habilidades esenciales de vida con padres.

Nuestro grupo de padres tenían niños de todas las edades, por lo que ser capaz de proporcionar estrategias para cada rango de edad fue especialmente importante: cada etapa en la vida de un niño trae con ella muchos desafíos diferentes. Cada etapa comparte la necesidad de los padres de ser conscientes, estar involucrados y asumir desafíos, mejorando en última instancia sus vidas y las vidas de sus hijos.

Mis partes favoritas del taller eran cuando nos juntábamos al final para rememorar los muchos logros y nuevos conocimientos que los padres se llevaban consigo, escuchar cómo las habilidades fundamentales de La Mente en formación habían afectado a cada individuo personalmente, y cómo la dinámica de sus familias ya había cambiado en tan corto periodo de tiempo.

Ser capaz de compartir tan valiosa información con aquellos que tienen un impacto directo en las vidas de los niños es un paso monumental en el crecimiento a largo plazo y el éxito de nuestros hijos, ¡nuestras generaciones futuras!

En un mundo acelerado donde parece que tenemos nuestras caras mirando hacia abajo tan a menudo, involucrar y conectar con padres cara a cara y mirar a sus ojos me permite ver la luz y tener esperanza para un futuro mejor. Cada esfuerzo vale la pena para llegar a la comunidad y educar a otros sobre cómo podemos mejorarnos a nosotros mismos, a nuestras familias y ¡a nuestro mundo!