June 17, 2019 Los educadores y padres se unen para empoderar a los niños

 

Los martes por la noche, un grupo de maestros y padres se reunieron para aprender y compartir las mejores prácticas para ayudar a los niños. Fue una experiencia perspicaz, reveladora y conmovedora en general. A medida que aprendimos las siete habilidades que ayudan a niños y adultos a llevar vidas exitosas y felices, también compartimos nuestras experiencias pasadas, reacciones emocionales y deseos para el futuro. Como maestro de secundaria y padre soltero de un niño de ocho años, me pareció instructivo escuchar a maestros de niños de primaria y padres de niños de todas las edades. Lo que descubrimos es que cada generación puede beneficiarse al prestar atención específica al desarrollo de estas habilidades y cómo implementarlas en nuestras vidas. Además, concluimos que cada rango de edad de los niños tiene su propio conjunto de desafíos y aspectos maravillosos.

Creo que mi parte favorita de la experiencia en general fue cómo todos los participantes compartieron sus conexiones con cada módulo. Por ejemplo, una madre soltera de niños en edad de secundaria compartió cómo, después de la primera semana, durante una acalorada conversación sobre la escuela con su hijo, se dio cuenta de que necesitaba aplicar el enfoque y el autocontrol. Explicó en detalle cómo esto la ayudó a lograr el objetivo de calmar todo y realmente lograr comunicarse sobre el tema en cuestión. Una madre de tres hijos, que también es maestra de primaria, compartió cómo incorporó la habilidad de andamio, tanto en su salón de clases como en casa con sus hijos. Algunas historias particularmente conmovedoras provinieron de participantes que habían pasado por serias dificultades como el divorcio o cambios de carrera no planificados. Fue maravilloso ver al grupo mostrar empatía, intercambiar ideas y aplicar las estrategias enseñadas durante los módulos de perspectiva y comunicación. Compartir algunas de mis experiencias en el aula de la escuela secundaria y durante los años de crianza de mi hijo ayudó a fomentar una conversación, pero también me ayudó a establecer vínculos con muchos de nuestros participantes. Me conmovieron sus ideas, consejos y cómo algunos se han acercado desde nuestra última reunión

Ser un co-facilitador con Holly Brody fue una experiencia maravillosa ya que su profesionalismo, empatía y conocimiento general estaban en exhibición.

El grupo también disfrutó de las variedades de alimentos proporcionados y pasamos momentos maravillosos de unión mientras comíamos. Todos han expresado que aprendieron mucho, planean implementar muchas de las habilidades y sobretodo, realmente enfatizaron la necesidad de tomar nuestro conocimiento y experiencia para ayudar a crear una comunidad de estudiantes.

Espero participar en muchas más reuniones, como lo fueron las del maravilloso grupo de Brentwood Elementary el febrero pasado.