March 18, 2019 Las áreas verdes conllevan a niños y adultos más inteligentes y felices

 

Cuando se trata de la salud, el “capital ecológico” es un indicador principal.

La investigadora Lorien Nesbitt se especializa en el capital ecológico en “¿Quién tiene acceso a la vegetación urbana? Un análisis espacial del capital ecológico distributivo en 10 ciudades de Estados Unidos “, en el que “habla de los árboles, el césped, los jardines, los parques y hacer que nuestra vida cotidiana sea más verde”, especialmente en la ciudad. “Cuando tenemos más acceso a las áreas verdes, mejora nuestra vida”, dijo ella.

Nesbitt es la autora principal del estudio, una investigadora postdoctoral y docente en el departamento de manejo de recursos forestales en la Universidad de British Columbia.

El periódico observó Chicago, Houston, Indianápolis, Jacksonville, Los Ángeles, Nueva York, Phoenix, Portland y Seattle para medir cuánto capital ecológico existe y quién tiene acceso a el.

De acuerdo con los resultados, Nesbitt se sorprendió al ver cómo la educación y los ingresos se asociaban con un mejor acceso a los árboles y la vegetación.

Idealmente, las personas deberían tener acceso a parques a 10 minutos caminando desde su casa y tener vegetación en su calle o en su patio. Pero para la mayoría de las familias con ingresos más bajos, eso no siempre está disponible.

“Es importante para nosotros tener acceso a áreas verdes para el bienestar. Y aquellos que son más vulnerables son aquellos que tienen menos privilegios “, dijo ella.

Si bien la planificación de la ciudad puede no darle prioridad al “capital ecológico “, la investigación emergente revela los numerosos beneficios que representan las áreas verdes, especialmente para aquellos con ingresos más bajos. “Los impactos en la salud de las áreas verdes son generalmente más altos para las poblaciones menos privilegiadas”, dijo Nesbitt.

Esos impactos en la salud incluyen la vegetación que actúa como enfriamiento de bajo costo, mitigación de la contaminación del aire y siendo un parque natural donde los niños pueden escalar y jugar a las escondidas.

De hecho, las investigaciones han demostrado que las personas que están más cerca a las áreas verdes “tienen índices de masa corporal más baja”, dijo ella.

“La exposición temprana a las áreas verdes y durante el embarazo puede incluso conllevar a menos alergias”, agregó.

Los beneficios menos conocidos incluyen la reducción del estrés.

Un estudio publicado a principios de este año detalla las asociaciones entre las áreas verdes y la salud mental, y encontró que crecer cerca de la vegetación está asociado con un riesgo hasta 55 por ciento menor de trastornos de salud mental en la edad adulta.

Otro estudio de más de 2,500 niños de 7 a 10 años mostró una asociación entre las áreas verdes en la escuela y el aumento de la memoria y concentración.

Pero mientras los científicos están trabajando para comprender cómo las áreas verdes, o la falta de ellas, pueden afectar la salud general y más, se están reduciendo bajo la expansión de la jungla de concreto, y hay pocos incentivos para cambiar eso.

“Normalmente se tiene en cuenta más adelante en el proceso de construcción. Las áreas verdes son vistas como servicios, no como bienes públicos, no como algo fundamental, sino como un lujo ”, dijo Nesbitt.

“Estoy ansiosa por ver el movimiento en algunas escuelas para tener más patios de juego basados en la naturaleza. Creo que veremos más de eso ahora que estamos aprendiendo los beneficios “, dijo ella.

Esta historia proviene de una asociación entre el Sarasota Herald-Tribune y la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (“Campaña de Suncoast para la Lectura a Nivel de Grado”), financiada por The Patterson Foundation, para cubrir los gastos de la preparación escolar, la asistencia, el aprendizaje de verano, los lectores saludables y la participación de los padres. Lea más en heraldtribune.com/gradelevelreading.