November 18, 2016 La Mente en formación — Las siete habilidades esenciales de la vida, Módulo de entrenamiento en español

 

Nota del editor: En esta serie, los facilitadores de La Mente en formación comparten sus experiencias dirigiendo talleres para padres, educadores, cuidadores y profesionales de la salud a través de la región de Suncoast. En mayo, The Patterson Foundation financió entrenamiento para 31 personas a través del Mind in the Making Facilitator Institute, el cual analiza funciones ejecutivas en siete habilidades esenciales de vida que ayudan a los niños a conseguir sus objetivos.

El taller de La Mente en formación comparte habilidades de vida con padres.

Qué puedo decir… ¡esto fue muy interesante! Había mujeres y hombres en nuestro grupo. En nuestra primera clase, el grupo estaba muy callado. Pero a medida que las clases progresaron, se sintieron más seguros y abiertamente compartieron sus nuevos aprendizajes.

Fue interesante ver su emoción, alegría y motivación para aprender y escuchar ejemplos sobre cómo el grupo estaba implementando sus nuevas habilidades. Lo más agradable para mí como facilitadora ofreciendo este curso a padres, era escucharles hablar sobre aplicar estas nuevas y perfeccionadas habilidades que nunca antes habían sido presentadas en la vida de sus hijos. Por ejemplo, pasar más tiempo con sus hijos, comunicándose, enfocándose y teniendo control y una mejor perspectiva sobre cómo piensan, ha cambiado sus vidas.

Cada individuo estaba dispuesto a absorber la información porque ofrecimos esta clase en español. Liliana Wright, facilitadora del Equipo Fuego, y yo nos comunicamos cuidadosamente para poder identificarnos con los participantes desde el principio. Algunos de ellos eran de México, Guatemala o fueron criados en ranchos remotos donde no existía mucha educación.

Este fue un grupo muy dinámico. Al final de este taller, los participantes dijeron haber utilizado estos siete módulos en sus vidas personales y que querían desarrollar todo su potencial como padres. Una de las historias compartidas fue la de un padre que acababa de comenzar su propio negocio. Él era reacio a trabajar para sí mismo. Sin embargo, continuó asistiendo al taller y, a través de los módulos que estaba aprendiendo, se dio cuenta de que era capaz de hacer mucho más de lo que pensaba. El último día de clase estaba muy emocionado. Dijo que con lo que había aprendido, sabe que puede tener éxito en la vida y también enseñar a sus hijos a cómo tener éxito. “Una de las cosas que más me ha gustado es que esta clase nos enseñó como padres a enseñar a nuestros propios hijos cómo lograr todo su potencial para tener éxito”.