November 8, 2017 La jerarquía de necesidades

 

Para muchos estudiantes, el tiempo fuera de la escuela durante el verano puede estar lejos de ser vacaciones. Sin los recursos adecuados, familias con dificultades pueden encontrarse siendo incapaces de crear un ambiente de actividades, aprendizaje e incluso seguridad para sus hijos mientras están fuera de la clase o incluso antes de que empiecen kindergarten (“el jardín de infancia”). La cantidad de obstáculos es numerosa. A menudo, los padres son una madre o un padre solteros, y la calidad del tiempo de aprendizaje con un niño puede ser un recurso escaso cuando estás intentando proveer para tu familia. También, otras necesidades urgentes normalmente toman prioridad sobre proporcionar una guardería adecuada o traer libros y materiales de aprendizaje a casa. Además, las barreras culturales y de lenguaje también pueden contribuir a que un niño se quede atrás académicamente comparado con sus compañeros.

Estas situaciones tienen un efecto significativo en si un niño estará o no preparado para la escuela y a menudo extienden una brecha de aprendizaje ya ancha: los maestros de escuelas de Título 1 regularmente ven la evidencia de primera mano. Afortunadamente, nuestro distrito escolar del condado de Sarasota, calificado con una A, está abordando este asunto.

Nunca nada puede reemplazar el impacto que un padre tiene cuando se trata del éxito de su hijo, por lo que las escuelas han comenzado a eliminar las trabas a las que los padres y los niños se enfrentan a través de unas lentes inspiradas en las dos generaciones. Hace poco, cuatro escuelas primarias de Título 1 (Alta Vista, Gocio, Tuttle y Emma E. Booker), apoyadas por la Community Foundation of Sarasota County y otros socios, comenzaron sus Academias de aprendizaje de verano (SLAs por sus siglas en inglés) diseñadas para proporcionar un ambiente de aprendizaje beneficioso para sus estudiantes durante el verano, más oportunidades para sus padres.

Mientras las SLAs están en sesión y ofrecen a los padres el alivio de saber que sus hijos están en un ambiente de aprendizaje seguro durante al menos seis semanas, trabajadores sociales de las escuelas también trabajan para identificar posibles problemas en casa que pueden afectar el potencial académico del estudiante. Un trabajador social de Gocio Elementary compartió que “cuando las necesidades fisiológicas y de seguridad de un niño no se satisfacen, se vuelve muy difícil para ellos concentrarse en su bienestar social y académico, al igual que difícil para un maestro interactuar con ellos en la clase”.

A través de una red de iniciativas como Season of Sharing (“Temporada para compartir”) y el Student Emergency Fund (“Fondo de emergencia estudiantil”), trabajadores sociales proporcionan rápidamente recursos a familias con dificultades que pueden cubrir los costos de alquiler y servicios que ocurren por una emergencia, o zapatos para pies en crecimiento, o gafas de lectura para niños que están teniendo dificultades para ver la pizarra inteligente.

El apoyo para las familias no es solo financiero. Los padres que apuntan a sus hijos a las SLAs también asisten a “universidades para padres” semanales o quincenales diseñadas para instruirles en una variedad de temas tales como sostenibilidad financiera, cocina nutritiva, construcción de capital social y navegar el sistema educativo. En dos de las escuelas, Gocio y Tuttle, un programa con visión de futuro en colaboración con UnidosNow también está proporcionando clases de inglés para padres que son inmigrantes de primera generación. El currículo les enseña sobre el sistema educativo americano, para que así puedan entender cosas tales como las reuniones entre padres y maestros.

Estamos orgullosos del impacto que estas Academias de verano han tenido en los últimos años y el reconocimiento de la Campaign for Grade-Level Reading nacional ha reafirmado este trabajo. La interconexión y disposición de nuestra región para abordar los problemas comunitarios uniéndonos todos ha sido la fuerza motriz esencial para proporcionar un mejor futuro para nuestros niños. Todavía hay más que hacer, pero estamos tomando los pasos correctos para servir como región referente para este trabajo. ¡Ver las sonrisas de los niños disfrutando el aprendizaje y la lectura es el rendimiento de la inversión que todos queremos!