March 10, 2017 Entrega de entradas = enormes sonrisas y toneladas de gratitud

 

A medida que Corinne Tucker y yo nos pusimos en marcha para un día de entrega de entradas, no estábamos muy seguras sobre qué esperar. Corinne estaba vestida como la mascota “no oficial” de los Pirates con un jersey y una gorra de béisbol de los Pirates, y un dedo gigante de espuma. Yo estaba vestida para impresionar con mi polo morado de la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (“Leer para 3ro”). Teníamos gorras extra, camisetas de los Pirates y un dedo gigante de espuma que usaríamos como accesorios para hacer fotos.

Llegamos a la escuela primaria Markorie Kinnan, la primera de las 44 escuelas del condado de Manatee. Tan pronto como explicamos por qué estábamos ahí, el director Hockenbury salió de su oficina con Mr. Dinger, nuestro contacto en la escuela, y nos recibieron con la bienvenida más cálida, llena de emoción y gratitud. Inmediatamente Mr. Dinger nos preguntó si teníamos tiempo para esperar a que sacara a los estudiantes de clase. Quería que nosotras les diéramos sus entradas para el partido de béisbol, para que supieran lo especial que es esta oportunidad. Mientras los estudiantes estaban llegando a la oficina principal, el director Hockenbury sacó todos los pósters ganadores enmarcados (los cuales estaban orgullosamente expuestos en la biblioteca de la escuela) para que pudiéramos hacerles una foto con sus pósters y sus entradas. Uno a uno los estudiantes llegaron a la oficina y las sonrisas estaban por todas partes. Estaban emocionadísimos por las entradas para el partido de béisbol y se podía ver que estaban orgullosos de sí mismos mientras Corinne y yo les felicitábamos por ser los ganadores por grado de su escuela.

Esa primera visita pareció determinar el tono para el resto de la entrega de entradas. Entrando escuela tras escuela, éramos recibidas con sonrisas enormes y toneladas de gratitud por parte del personal, directores, maestros y los estudiantes ganadores. Todos estaban emocionados de tener la oportunidad de asistir al partido de entrenamiento de primavera de los Pittsburgh Pirates. Lo que de verdad más me sorprendió fue la cantidad de aprecio que recibimos del personal de la escuela y los maestros. Estaban muy agradecidos de que les ofreciéramos la oportunidad de participar en el Concurso de pósters sobre Concientización de la Asistencia y tenían muchas cosas positivas que decir sobre el impacto que ha tenido en muchos de los estudiantes.

Mi parte favorita de los tres días repartiendo entradas fue tener la oportunidad de felicitar a los estudiantes en persona y ver su reacción al recibir sus entradas para el partido de béisbol. Sonrisas, sonrisas y más sonrisas. Este será el PRIMER partido de béisbol para muchos de los estudiantes. La mayoría de los estudiantes estaban igualmente entusiasmados de comer un “perrito caliente en el béisbol, palomitas y soda” como lo estaban por ir al partido. Al parecer, entienden que el béisbol, los perritos calientes y las palomitas ¡van juntos! Algunos de los estudiantes estaban más emocionados al poder compartir esta ocasión con sus familias y amigos de la escuela.

Cada vez que conocimos a uno de los estudiantes ganadores en persona y les damos sus entradas para el partido de béisbol, estaba segura de que este sería un recuerdo que guardarían durante mucho tiempo. Pude ver por sus enormes sonrisas lo orgullosos que estaban de su logro. Lo que pensé que serían unos días de mucho manejar se convirtió en una experiencia que yo misma estimaré durante mucho tiempo.

Qué ganas de ver a todos el día del partido este fin de semana.