June 3, 2019 El programa escolar del rescate de alimentos fortalece la participación y combate el hambre

 

Si el cajero botara casi la mitad de tus compras en la basura al momento de pagar, podría ser más efectivo que llevarlas a casa ya que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) estima que el 30-40% de todos los alimentos se desperdician.

En las cafeterías de la escuela, es lo mismo.

Con los 30 minutos que usualmente se programan para comer y un sistema que insta al personal de la cafetería a colocar ciertos alimentos, como frutas y verduras, en bandejas, ya sea que se soliciten o no, es un hecho.

John Williamson, un ex maestro de escuela primaria, quiere rescatar esa comida.

“Un billón de alimentos se desperdician anualmente en las escuelas de los Estados Unidos “No es el peor problema del mundo, pero es uno que tiene solución, y creo que la próxima generación es la que hará el cambio”, dijo él.

Más de 800 escuelas han adoptado estrategias de rescate de alimentos de Kinder al grado 12, pero Williamson, su fundador y presidente, en realidad no dirige ninguno de los programas. Eso depende de los niños.

La misión de la organización sin fines de lucro es el apoyo y la educación. Esta sirve como un conjunto de herramientas en línea para iniciar las cosas y mantenerlas en movimiento.

Hace un año, Sabrina Navarra, que tenía diez años en ese momento, solía hacer fila en la escuela primaria Virginia Shuman Young Montessori,  agarrando en una mano las manzanas que sus compañeros no querían y en la otra mano las tazas de frutas que botaban. Le molestó ver toda esa buena comida ir a la basura, mientras que podría ayudar a combatir el hambre, dijo ella.

Según No Kid Hungry (“Ningún Niño Hambriento”), uno de cada seis niños en todo el país no tiene comida segura, lo que significa que viven en hogares donde reciben porciones más pequeñas de lo que necesitan, o que los padres no pueden costear alimentos nutritivos.

Ahora, con la ayuda de su hermana Valentina y su madre, la escuela de Navarra tiene una mesa de compartir en la cafetería y ejecuta un programa de donaciones para beneficiar a una banco de alimentos en su comunidad.

Con casi 800 estudiantes en las escuelas del condado de Broward, al menos 200 artículos sin abrir, como yogur, galletas graham, palitos de queso, leche y frutas se redirigen para no ser enviados a los basureros. Es un cambio apreciado por los bancos de alimentos ya que “es diferente de lo que están acostumbrados a recibir”, dijo la madre de Navarra.

El programa ha capacitado y educado a los estudiantes sobre los efectos del desperdicio de alimentos en el medio ambiente y cómo cada persona en cualquier edad puede tener un impacto. También creó más oportunidades prácticas para la participación de los padres, esto ha demostrado que fortalece las relaciones entre la escuela y la familia e incluso mejora las calificaciones de sus hijos.

Pero a pesar de los múltiples beneficios para todos los involucrados en el rescate de alimentos, y del hecho de que tanto la Agencia de Protección Ambiental como el USDA lo apoyan, algunos estados como Connecticut y Carolina del Norte rechazan las quejas sobre la seguridad alimenticia.

“A pesar de las pautas, tienen miedos irracionales.” Algunos departamentos de salud locales intentan matar a un mosquito con una ametralladora mientras los niños pasan hambre”, dijo Williamson.

Pero confía en que es solo cuestión de tiempo antes de que se propague el movimiento #lacomidanoesbasura.

“Cuando los niños están informados sobre estos problemas, pueden cambiar a toda una generación. Dejen que sean los mensajeros y empodérenlos para liderar “, dijo ella.

Lista para la escuela secundaria en el nuevo año escolar, Sabrina planea introducir la filosofía de rescate de alimentos de Kínder al grado 12 allí también.

Esta historia proviene de Aspirations Journalism, una iniciativa de la fundación The Patterson Foundation y el Sarasota Herald-Tribune para informar, inspirar y comprometer a la comunidad a tomar acción en problemas relacionados con Age-Friendly Sarasota (“Sarasota Amigable con la Edad”)Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (“La Campaña del Suncoast para la Lectura a Nivel de Grado”)National Council on Aging (“Consulado Nacional de la Edad”) y el Suncoast Nursing Action Coalition (“Coalición de Acción de Enfermería del Suncoast”).