July 20, 2017 El programa de verano de Anna Maria Oyster Bar: viendo a los niños por la maravilla que son

 

“Si quiere que los niños, todos los niños, lean al nivel apropiado para el final del tercer grado, vamos a tener que aprender cómo ver a estos niños, de verdad – realmente verles. Ver sus circunstancias, ver sus desafíos, ver su genialidad, ver su bondad. Ya está bien de mirar dónde están los desafíos. Sabemos dónde están los problemas, hemos ayudado a crear algunos de esos espacios problemáticos. Pero no vamos a ser capaces de desempacar y cambiar eso hasta que seamos capaces de ver a estos niños por la maravilla que son, por el regalo que son. Si empieza a ver a las personas, ellos empezarán a venir”, Rev. Alvin Herring, Director de Igualdad racial y participación comunitaria, W.K. Kellogg Foundation.

Estas palabras inspiradoras fueron compartidas como parte del discurso de apertura a una sala llena de apasionados de la Campaign for Grade-Level Reading (“Leer para 3ro”) en la presentación de los All-America City Award. Rev. Alvin Herring compartió su creencia de que nuestras conexiones los unos con los otros crean una energía que podemos utilizar para cambiar lo que es, por lo que queremos ver.

Estas palabras resonaron en mis oídos cuando visité el Anna Maria Oyster Bar de Ellenton a las 8:30 un lunes por la mañana hace unas semanas. El restaurante estaba electrificado con aproximadamente 25 estudiantes que comenzarán el 2º y 3er grado del Distrito escolar del condado de Manatee sentados con aproximadamente 20 clientes/voluntarios del Anna Maria Oyster Bar. Los estudiantes y voluntarios desayunaron juntos, se pusieron al día sobre los libros que han estado leyendo, participaron en experiencias de aprendizaje prácticas, echaron una ojeada a un nuevo libro juntos y compartieron sus respuestas a algunas preguntas de “llegar a conocerte”. Las conexiones creadas fueron alegres y significantes para los estudiantes y los voluntarios.

Hubo sonrisas en las caras de los niños, sus maestros, los voluntarios y los meseros en el restaurante. Quizás nadie tenía una sonrisa más grande que la de los dueños del Anna Maria Oyster Bar, John y Amanda Horne. Este programa de lectura en verano fue su creación. Llevaron su idea al Distrito escolar del condado de Manatee, las Bibliotecas del condado de Manatee, The Patterson Foundation, varios vendedores de alimentos y a su leal base de clientes. “Todos querían ayudar”, dijo Amanda. “Varios vendedores de alimentos nos preguntaron qué podían hacer para ayudar a que el programa tuviese éxito”, añadió John. El Distrito escolar y las Bibliotecas del condado de Manatee colaboraron con el currículum y la selección de libros, The Patterson Foundation incluyó al Anna Maria Oyster Bar en el Desafío de libros del verano de Suncoast, y una educadora, Autumn Blevins, ayudó a John y Amanda a implementar el programa.

Los niños, todos de escuelas primarias de Título 1, vinieron al Anna Maria Oyster Bar una vez a la semana, durante las cuatro semanas del programa de verano de su escuela. El restaurante organizó tres diferentes grupos de niños cada semana. Por lo que presencié, es evidente que los voluntarios vieron a estos niños por la maravilla que son, por el regalo que son.