September 18, 2017 Criar y educar adultos inteligentes, capaces y fuertes: Equipo horizonte

 

Nota del editor: Jennifer Kahler es la vice directora de Glenallen Elementary y facilitadora de La mente en formación.

Como padres y educadores, uno de nuestros muchos objetivos para nuestros niños es criar y educar adultos inteligentes, capaces y fuertes. Hablando desde la experiencia personal, así como de aquellas experiencias compartidas por los participantes del Team Horizon (“Equipo horizonte”), uno de nuestros mayores desafíos es luchar contra el impulso de llegar con el “rescate” cuando nuestros hijos están teniendo problemas. Con las mejores y más cariñosas intenciones, a menudo nos encontramos a nosotros mismos querido ayudar, queriendo arreglar, queriendo resolver los problemas a los que se enfrentan nuestros hijos, queriendo facilitarles las cosas. A menudo nos duele verles pasarlo mal dándonos pie a rescatarlos.

“El pensamiento crítico”, dice la autora de La mente en formación, Ellen Galisnky, “es la búsqueda de información válida y fiable, y eso es importante porque la información que tenemos, la forma en la que vemos el mundo, guía no solo lo que pensamos, sino lo que hacemos”.

Colectivamente, nuestra cohorte formuló las siguientes sugerencias para promover el pensamiento crítico que padres, cuidadores y educadores pueden implementar:

  • Exponga a los niños a tantas experiencias como sea posible. Nunca sabe que intereses pueden despertar, lo que pueden aprender o qué conexiones pueden crear en el futuro.
  • Sea modelo del pensamiento crítico: explique en detalle sus estrategias en la resolución de problemas junto con sus hijos. Si se le acaba un ingrediente cuando está siguiendo una receta, incluya a su hijo para resolver qué hacer. Si las plantas de su jardín no están creciendo, charle con su hijo sobre por qué esto está pasando, así como qué podría cambiar para permitirles que crezcan.
  • Promueva la curiosidad: cuando los niños se están preguntando cómo funciona algo, anímeles a buscar expertos o recursos para responder las preguntas que tengan.
  • Permita a sus hijos tener problemas. Muchos participantes compartieron que su mayor crecimiento personal fue resultado de sus luchas más significativas.
  • Permita oportunidades y cree experimentos para evaluar causa y efecto. Haga preguntas tales como: “¿Qué crees que pasará si haces esto?” o “¿Por qué crees…?”.