November 23, 2017 “Cómo” y “Cómo no”, esa es la cuestión

 

Tomando tiempo de sus vacaciones de verano para continuar su desarrollo y crecimiento como educadores, participantes de La mente en formación de la cohorte Team Key (“Equipo Clave”) lidiaron con la pregunta “¿Cómo?” y “¿Cómo no?”.

Ellen Galinsky, autora de La mente en formación, define su quinta habilidad esencial para la vida, pensamiento crítico, como la continua búsqueda para un conocimiento válido y fiable para guiar nuestras creencias y acciones. Como con todas las siete habilidades esenciales para la vida, el pensamiento crítico es una habilidad que necesitamos enseñar y promover con nuestros estudiantes. Los participantes debatieron su importancia, no solo para observar el rendimiento de los estudiantes en el aula, sino para los desafíos diarios a los que eventualmente se enfrentarán como adultos.

Los participantes mismos formaron parte de varias actividades de pensamiento crítico tales como crear y dirigir un experimento para determinar qué material, cuando convertido en una bola, viajará la distancia más lejana. También tuvieron que crear un sombrero para ser modelado en un desfile de moda. En ambas ocasiones, la cohorte tuvo dirección mínima más allá de la intención del aprendizaje y el criterio del éxito. Lo que pudo haberse visto como una falta de instrucción habilitó a la cohorte para pensar críticamente, colaborar y sintetizar sus pensamientos.

Esto condujo a una discusión en profundidad sobre cuando nosotros, como educadores, enseñamos “Cómo” en lugar de no enseñar “Cómo”. En conjunto, los participantes concluyeron lo siguiente:

• Como todos sabemos, los maestros de la clase son quienes mejor conocen a sus estudiantes. A medida que pensamos cómo pensar críticamente, el “Cómo” es necesario.
• A medida que continuamos enseñando y promoviendo, necesitamos dar la responsabilidad del pensamiento crítico al estudiante.
• Dado que cada habilidad se desarrolla a un ritmo diferente para cada niño, podemos encontrar dentro de la misma lección que el “Cómo” puede variar para satisfacer las necesidades de cada estudiante.

Al igual que con la mayoría de preguntas de desarrollo infantil, no hay una respuesta general. Lo que sabemos con certeza es que el pensamiento crítico necesita ser enseñado explícitamente y promovido para preparar a los estudiantes a enfrentarse a situaciones cotidianas con facilidad, responsabilidad y confianza.