November 30, 2016 Campaña de Suncoast para lectura de grado Lectura de libro: ¿Podemos coger el libro?

 

Los ojos de Thomas fueron inmediatamente ¡al libro con ruedas! Eran negras y resplandecientes, ¡y se movían de verdad! Cuando nos sentamos a leerlo durante la Fiesta anual del libro (“Book Drive kickoff”) de la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (SCGLR, “Leer para 3ro.”) en Barnes and Noble, estaba preparada. Incluso traje mi propia copia de Where the Wild Things Are (“Dónde viven los monstruos”), de Maurice Sendak. Es uno de mis favoritos hasta el día de hoy. No estoy segura si es porque recuerdo a mi padre leyéndolo o porque sé que me asustó al principio. Pero, con el tiempo, he aprendido a amarlo con toda su calidez y malicia.

Pero aquí estaba Thomas. Él estaba decidido. “¿¡Podemos coger el libro!?” me preguntó varias veces. Mientras reticentemente le dije que sí –sentí culpa cuando me di cuenta de que mi primer pensamiento fue cómo convencerle de que de verdad él quería escuchar el libro que yo quería leer- algo en la mirada de sus ojos y su entusiasmo por el libro del bombero, me hizo parar y pivotar.

“Cuando los niños eligen sus propios libros, es una declaración de independencia como lector y un compromiso a una nueva aventura”. Leer es fundamental.

Decidimos sentarnos en el suelo y dos niñas más pequeñas se unieron a nosotros. Mientras trabajaba en reunir mi propio entusiasmo por un libro que “sencillamente” etiquetaba los diferentes camiones de bomberos y las razones de su uso, Thomas estaba tan emocionado que no podía quedarse quieto. Empezamos la lectura con Thomas enseñándonos cómo el libro se movía y rodaba por todo el escenario. Durante la lectura estaba saltando, señalando los camiones de bomberos, las mangueras de bomberos, los sombreros de bomberos, las botas de bomberos -¡y esas ruedas!

Cuando terminamos, con el entusiasmo todavía alto, fue a otro, The Itty Bitty Kitty (“El pequeñito diminuto gatito”). Como aprendimos, el gatito no era ni pequeñito ni diminuto. Era grande, morado y lleno de travesuras. Casualmente, también en un parque de bomberos que era de gran interés para Thomas.

Para cuando la lectura en voz alta había acabado, mi perspectiva había cambiado. Pensé que había asistido a este evento para compartir mi amor por la lectura y para aumentar la concientización sobre su importancia, pero Max, de Where the Wild Things Are, ya no estaba en el plan. La vida es rara. ¿Qué pasó de verdad? Thomas compartió su amor por la lectura y me mostró cómo se hace –con entusiasmo, capricho e interés. Recibí un recordatorio crítico de que es importante no reprimir el entusiasmo de un niño porque uno piense que tiene una lección mejor. Es importante escuchar, involucrarse y encontrar a los niños allá donde se encuentren.

La SCGLR tiene muchas oportunidades para que nos involucremos en la comunidad para asegurar que nuestros niños están leyendo a nivel de grado para cuando acaben el tercer grado, un indicador clave del éxito de graduación en la escuela secundaria. Esperamos que encuentre formas para involucrarse que funcionen para usted. Sin embargo, cuando consideré qué hará, piense en Thomas. Todos tenemos formas distintas de escuchar, ver, aprender e involucrarnos. La belleza de un movimiento es que podemos “hacer lo mejor que podamos” e intentar cosas fuera de nuestra zona de confort para encontrar a nuestra comunidad allá donde estamos.

¡Adelante!Bronwyn Beightol, Chief Operating Officer, United Way of Manatee County