October 4, 2016 Aprendiendo y compartiendo en la reunión regional de la Campaign for Grade-Level Reading

 

Aprender, compartir, desarrollarse, conectar y fortalecer son cinco palabras que tienen un gran significado para aquellos de nosotros que estamos involucrados en el trabajo de The Patterson Foundation. Las palabras sirven como piedras de toque para la Suncoast Campaign for Grade-Level Reading (“Leer para 3ro. Suncoast”) en nuestro esfuerzo por mejorar las vidas de los niños en nuestra región y más allá.

Con esos temas, hace poco compartimos nuestro trabajo en Birmingham, Ala., con aproximadamente 65 personas involucradas en la Campaign for Grade-Level Reading de comunidades de todo el Sureste de los Estados Unidos. Representantes de esas comunidades se reunieron para compartir desafíos e ideas, aprender de las mejores prácticas de otras comunidades y conectar unos con otros.

La Campaign for Grade-Level Reading nacional, una red de más de 280 comunidades, se centra en 5 áreas de solución claves: la preparación escolar, la asistencia, la implicación de los padres, la salud y el aprendizaje de verano. Esta reunión regional, organizada por el Literacy Council of Central Alabama, proporcionó oportunidades para compartir nuestros éxitos y examinar fríamente nuestros desafíos. Compartir de esta manera nos permitió mirar al trabajo al que nos enfrentamos con nuevos ojos.

En The Patterson Foundation, los éxitos y las ideas inspiradas para crear un cambio positivo y sostenible en nuestra comunidad son considerados “galletas”. En lugar de guardar las galletas recogidas, el tarro de galletas está totalmente abierto, por lo que aprender y compartir puede ocurrir libremente entre individuos y organizaciones. Compartir de esta manera ayuda a fortalecer nuestro trabajo y el trabajo de otros.

Esto lo tenemos presente cuando trabajamos con otros para mejorar el dominio de la lectura en nuestra región de Suncoast. El 40 por ciento de los niños en los condados de Manatee y Sarasota son incapaces de leer competentemente para el final del tercer grado. Esta estadística es alarmante porque la capacidad de leer para el tercer grado es predictivo del éxito futuro. De hecho, el sociólogo Donald Hernandez descubrió que los niños que no leen competentemente para el final del tercer grado son cuatro veces más propensos a abandonar la escuela sin un diploma.

Los estudiantes aprenden a leer hasta el tercer grado, de ahí en adelante se espera que sean capaces de leer para aprender. Un estudiante que no está leyendo con soltura al final de tercer grado está en peligro de quedarse más y más atrás. Esta incapacidad de progresar tiene implicaciones que resuenan a lo largo de una comunidad, como una mano de obra no preparada, aumento en las tasas de encarcelamiento y una mayor necesidad para apoyos sociales.

Parece haber un consenso creciente en que el cambio sostenible va a tomar tiempo y no se va a encontrar rápidamente en un programa de lectura específico, currículo escolar o programa de la computadora. Los rayos de esperanza que se compartieron por las comunidades que han comenzado a experimentar el progreso a través de las áreas de solución de la Campaña fueron creadas por comunidades trabajando en sistemas de cambio.

La colaboración significativa entre agencias, miembros de la comunidad, el gobierno local, negocios y los medios de comunicación con objetivos compartidos y medidas compartidas están comenzando a dar resultados. Una sola agencia, fundación o sistema escolar no tiene la respuesta. Va a estar en las manos de todos nosotros comprometidos para aprender unos de otros, lo que significa que tenemos que seguir añadiendo al tarro de galletas… mientras mantenemos la tapa totalmente abierta.