August 22, 2018 Aparentemente sencillo en la superficie: Parte II

 

Nota del editor: Brian Ries es un escritor galardonado y editor para el Herald-Tribune Media Group.

Cuando las charlas comenzaron en 2016 parecía una situación ideal: The Patterson Foundation financiaría una beca que daría al Sarasota Herald-Tribune la oportunidad de escribir historias sobre un solo complejo tema que tiene un impacto significativo en toda la comunidad. Sencillo, ¿verdad?

Resulta que fue un poco más complejo de lo que imaginaba.

No la colaboración, que ha sido provechosa para ambas partes. Con los ingresos decrecientes en la industria periodística, el periodismo respaldado por la filantropía es una tendencia bastante nueva, pero Debra Jacobs, presidenta y directora ejecutiva de The Patterson Foundation, tenía un fuerte sentido del marco ético que exige asociarse con una organización de noticias. La Suncoast Campaign for Grade-Level Reading nos proporciona información y contactos, nosotros encontramos historias que son importantes para nuestros lectores y conservamos todo el control editorial.

En los dos últimos años, hemos cometido unos pocos errores y hemos tenido muchos éxitos increíbles, todo mientras aprendíamos más sobre cómo una colaboración como esta funciona. Incluso hemos podido educar a otros periódicos y fundaciones en el proceso y ayudar a fomentar algunas nuevas asociaciones entre la filantropía y los medios.

Gracias a esta colaboración podemos involucrarnos en el “solutions journalism” (“periodismo de soluciones”), una práctica donde no solo contamos las noticias, sino que exponemos a los lectores regularmente al tema, les ayudamos a entenderlo y, con suerte, les comprometemos en un esfuerzo para mejorarlo.

Hemos cubierto éxitos en la lucha para aumentar la capacidad de leer para el tercer grado, desde ganancias en la asistencia escolar hasta la expansión de oportunidades de aprendizaje de verano, y fracasos en sistemas que necesitan ser corregidos a nivel local y estatal.

Un buen ejemplo es una historia que produjimos sobre cómo la fórmula de la Florida para asignar los fondos del aprendizaje temprano no está solo desactualizada (no ha cambiado en décadas a pesar de cambios mayores en la demografía a lo largo del estado), sino que la agencia responsable ni tan siquiera sabe cómo se creó la fórmula en primer lugar. La historia iluminó un sistema injusto que fue manipulado por un poderoso grupo de legisladores e incluso estimuló una nueva legislación para corregir el asunto.

Después de dos años y casi 100 artículos, hay muchas historias que contar. En conversaciones con nuestros lectores, aprendí que muchos sienten que hay un camino sencillo para mejorar el dominio de la lectura para el tercer grado. Para algunos, se trata de estilos de enseñanza específicos, para otros está más centrado en que los distritos escolar locales pongan más dinero en el problema.

Nada sobre los esfuerzos para la lectura a nivel de grado es sencillo. Incluso los múltiples pilares que forman la base de la campaña (preparación escolar, asistencia, aprendizaje de verano, compromiso familiar y salud) apenas rasgan la superficie.

En la conferencia nacional Campaign for Grade-Level Reading el año pasado escuché algo que realmente resonó conmigo: “Ningún individuo, ningún sector arreglará esto. Requiere que nos unamos”.

Asegurar que un niño puede leer a nivel de grado para el tercer grado requiere una red masiva de personas, programas e instituciones interconectados que son todos necesarios para el éxito. Comienza antes de que el niño nazca, requiere un gran esfuerzo antes de que el niño vaya a la escuela y se basa en una gran cantidad de factores durante y después del día escolar.

Requiere de individuos, filantropía, agencias, gobierno, negocios y, sí, los medios. Estoy agradecido cada día de que yo, y el Herald-Tribune, son parte de esa red y parte del esfuerzo para dar a los niños la oportunidad de éxito que merecen para toda la vida.